Rafaela.com
>
Hazte Fan en Facebook Seguinos en Twitter
 | Deportes | Básquet

Francia guillotina el sueño Mundial de España

El temido día malo llegó en el peor momento y España sucumbió 65-52 ante Francia en los cuartos de final de su Mundial en un partido que pasará a la historia negra del baloncesto español

 

Jueves, 11 de Septiembre de 2014 | 04:35 (actualizado a las 04:43)
imprimir | A+ A- |
espana_perdio.jpg_Francia guillotina el sueño Mundial de España

espana_gasol.jpg_Francia guillotina el sueño Mundial de España

espana_gano_francia.jpg_Francia guillotina el sueño Mundial de España

Roma no se construyó en un día. Y la conquista de un Campeonato del Mundo tampoco se consigue con la facilidad que muchos creían. Quién creyerá que por ser anfitriones, alinear a seis jugadores con DNI NBA y tener el precedente de lo sucedido en Granada iba a ser sencillo derrotar a Francia quedó demostrado que estaban equivocados de cabo a rabo. Los galos dieron la campanada y echaban a España de su Mundial tras imponerse por 65-52.

Lo advertía Batum en la previa, cada partido entre estos dos combinados es un choque a vida o muerte. Un duelo en la calle principal del pueblo a las 12 de la mañana entre los dos pistoleros más rápidos del estado. Y con una plaza para las semifinales en juego, quien saliera con el tambor engrasado iba a tener mucho ganado.
Fue Francia la que salió a la cancha con el cuchillo entre los dientes. Con los deberes hechos tras la derrota en Granada, los de Collet apretaron los dientes en defensa y con la agresividad (no malentender esta palabra) por bandera se anticiparon una y otra vez a los españoles. Mientras, en ataque, un entonado Diaw entraba al encuentro con dos triples para lanzar a Francia 8-0 en el luminoso. El peor comienzo de España en este Mundial.

Navarro y un Ricky hiperactivo evitaban que la sangría fuera mayor e incluso le devolvieron el parcial a la selección gala para terminar el primer cuarto con las espadas en todo lo alto (15-15). Los de Orenga habían subido un punto su identidad defensiva, culpa de Rubio, y eso enchufó a un respetable que sí cumplió con su misión de caldear el ambiente.
Todo parecía enderezarse para los de rojo. Pero el partido no estaba para desconexiones momentaneas y los nuestros las sufrieron. Con un paupérrimo 1 de 11 en triples (igual que el día de Senegal, aunque el rival no era el mismo) y numerosas lagunas defensivas, Francia, que tiene muchas ganas a Pau y compañía, demostraron que todavía podían subir un punto más en su intensidad. Esto les valió para abrir brecha en el marcador y sólo una falta de ataque de Batum impidió que los galos cogieran diez puntos de renta.

Lo mejor a estas alturas era el resultado. España., mostrando su peor cara de todo el torneo, apenas perdía por siete puntos (35-28) y su juego sólo podía remontar.
Y vaya si lo hicieron. Fue salir de los vestuarios y, empujados por un Barclaycard Arena enchufadísimo, convertirse en un equipo totalmente diferente. Contagiados de esa energía a veces mal entendida que supone tener a Llull en pista, los jugadores de Orenga comenzaron la segunda mitad con la lección aprendida y forzaron cinco ataques galos consecutivos sin ni siquiera tirar a canasta. El resultado, 35-34 y un partido completamente nuevo, pero con España metida de lleno en él.
Una de las razones de la metamorfosis de la NBA fue la aparición de un Navarro, que tomó el mando de la ÑBA y dio razones al público para que corease su nombre. España logró las tablas en el marcador, algo que no sucedía desde el 15-15.

Y en esas estábamos cuando a Pietrus, Llull y Lamonica, colegiado del encuentro, les dio por ser protagonistas. El francés tuvo un encontronazo con Pau y el menorquín, revolucionado para lo bueno y lo malo, salió en defensa de su compañero llevándose el golpe de Pietrus, lo que desencadenó una pequeña trifulca. El resultado, antideportiva y técnica al galo y técnica al español, que anotó uno de los tiros libres para dar otra ventaja a España (39-40).
Con los ánimos ya más calmados y el partido más frío, algo que en ese momento iba en detrimento del ritmo español, los de Orenga seguían buscando a un Marc que no aparecía. Daba igual, España reaccionaba y se iba al final del tercer cuarto venciendo por la mínima (42-43). Esperaba un partido de apenas 10 minutos.
Diez minutos de nervios y mucha tensión. El que perdiera, a casa. Un estado que se trasladó a los 10 jugadores en pista.La excitación y el miedo hicieron mella y volvieron a cebarse con el combinado nacional que vio como el gélido Diaw, quien con un triple daba seis de ventaja (51-45)a Francia a falta de siete minutos. Volvía Pau para intentar apagar el incendio.
Fueron instantes de incertidumbre los que siguieron para España y fue una buena defensa la que volvía a meter a los nuestros en el choque. Eso y un 2+1 del nuevo jugador de los Bulls. Había partido y los nervios se trasladaban de bando tras otra buena defensa del equipo de Orenga. Sin embargo, España no sacó rédito de su nueva posesión y Heurtel volvió a helar la sangre de todo el recinto.
España entraba en los últimos tres minutos con tres abajo y su quinteto de gala en pista, aunque no fuera el día de Marc. Su hermano tomó las riendas y dio vida a España en un final de infarto (57-52 a falta de 1:50). 'Sí se puede', que gritaba el público. Pero no se pudo y finalmente será Francia la que jugará las semis, mientras que la favorita España se queda fuera del que estaba llamado a ser su Mundial.
 


Post: Nick37- Fuente: marca - Link origen