Rafaela.com
>
Hazte Fan en Facebook Seguinos en Twitter

El secuestro del Número 97. Cuando "Humor" fue tapa en Clarín.

El 11 de enero de 1983 el gobierno militar ordenó secuestrar el Número 97 de la Revista Humor. Fuerzas de la Policía Federal cumplieron el procedimiento. A 36 años del hecho, recordamos a través de los protagonistas uno de los últimos manotazos de la dictadura. 

Viernes, 11 de Enero de 2019 | 12:15 (actualizado a las 12:18)
imprimir | A+ A- |
Clarin_Humor_97.jpg_El secuestro del Número 97. Cuando "Humor" fue tapa en Clarín.

Humor_97.jpg_El secuestro del Número 97. Cuando "Humor" fue tapa en Clarín.

"Representantes de la Policía Federal proceden a secuestrar la edición de la revista "Humor" de acuerdo con una disposición adoptada ayer por el Poder Ejecutivo Nacional. En los considerandos, el decreto oficial responsabilizó a la publicación de atentar contra los objetivos de democratización del país".
De la tapa de Clarín. Miércoles 12 de enero de 1983.
 
Declaraciones de la gente que se jugó la vida en esa época. Andrés Cascioli, creador y director de Humor y Enrique Vazquez, periodista autor de la nota "La justicia condenada" que junto a "El jardín de los rebrotes" de Luis Gregorich dieron pie a la orden de secuestro de la revista.
 
Dijo Andrés Cascioli al Suplemento Radar de Página 12. Domingo 7 de mayo de 2006:
 
“Esta me parece que fue la tapa más jugada de todas. Nos secuestraron la publicación y metimos un recurso de amparo. Tuvimos cuatro juicios: a Enrique Vázquez, a Luis Gregorich, a Tomás Sanz y a mí. Es divertido: en la demanda que me hace Nicolaides decía que un comandante en jefe del Ejército no podía dejar de dominar una patineta. Parece que se sentía tan hábil como para no tropezar. No entendió que estaban acabando con la Justicia, no entendió nada Nicolaides. 
 
Lo bueno fue que al poco tiempo sacamos la tapa siguiente con los tres comandantes como los monos de la censura. Fue arriesgado. Pero nos acompañaron más de 330 mil compradores, un millón y medio de lectores. Fue una cifra record para Humor y el número se agotó. Era el año final de la dictadura y estábamos 100 mil ejemplares arriba de Gente: Humor era la revista que más vendía.”
 
Dijo Enrique Vazquez en Facebook el 23 de enero de 2011 cuando la muerte del represor Cristino Nicolaides:
 
 - "Claro que fui protagonista: Nicolaides nos embocó 3 querellas: una a Cascioli (autor de la caricatura) y Tomás Sanz, editor responsable; otra a Luis Gregorich y la tercera a mí.
 En diciembre (del '82) mataron a Dalmiro Flores frente al Cabildo y en mayo (de 1983) secuestraron, torturaron y asesinaron a Cambiasso y Pereira Rossi. Había muchos milicos dispuestos a bloquear la salida electoral si todos los partidos no se comprometían antes a respetar la Ley de Autoamnistía. No eran tiempos fáciles, y además los dirigentes políticos sugerían que no hiciéramos más denuncias porque en cualquier momento se podía dar marcha atrás con la convocatoria a elecciones...
Visto desde ahora, parece más sencillo: el final vino poco después. Pero en aquel momento ese final no era tan seguro..."
 
Respecto al artículo, "El jardín de los rebrotes", su autor, Luis Gregorich traza una comparación entre el Proceso y los nazis y la permanente intención de la dictadura de crear un estado de pánico agitando el fantasma del regreso de la subversión. Esa nota también fue motivo de la clausura de la revista.
 
Hay mas sobre el Número 97 de Humor: Fragmento de la nota escrita por Enrique Vazquez para una edición especial de Humor en su 17 aniversario: "Que hiciste tu en el proceso papá?". Junio de 1995. Muy interesante para ver el papel de "los unos y los otros" durante la dictadura.
 
"La nota que despertó mayor curiosidad en cuanto a la obtención de datos fue la del célebre número 97, secuestrado por orden del Ministerio del Interior cuando todavía estaba en la imprenta. Allí transcribíamos el diálogo inaudito cargado de amenazas entre el auditor del Ejército, general Lopez Dominguez y un juez federal, Pedro Narvaiz, puesto por los propios militares en ese cargo y que hasta ese momento había dado muestras de la mayor incondicionalidad. Yo me enteré de la existencia de ese diálogo diez días antes de que apareciera en Humor. Había ido a la redacción de Clarín a visitar a un colega y amigo (...). Fuimos a tomar un café a la confitería privada del diario y nos sentamos al lado de una mesa superpoblada.
 
- Ese es Joaquín Morales Solá - me dijo mi amigo con la mitad de la boca. Y el que está al lado, el colorado, es Kirschbaum.
 
Entre varios periodistas, caracterizados por sus camisas arremangadas, había dos personajes de aspecto mas circunspecto. Uno de ellos, el mas chiquito de físico era el que hablaba. Contaba que tenía miedo, literalmente miedo, "porque estos locos de mierda son capaces de hacer cualquier cosa". Textual. Entre lo poco que pudimos pescar ahí en la confitería y lo que después me contó Luis Gregorich, director del suplemente cultural de Clarin, armé la situación.
Cuando volvía Humor les conté a Sanz y Cascioli lo que había pasado.
 
Faltaban algunos días para el cierre de la edición y lamentábamos la delantera que nos iba a sacar el diario, lo cual era justo, después de todo, porque Narvaiz había ido a ellos para contarles su drama. Al día siguiente no salió ni una palabra al respecto. Y al otro, todos los diarios se ocuparon de la asombrosa circunstancia de que un  juez federal se hubiera escapado del país, sin dar mayores explicaciones. Seguro que Morales Solá deschava todo en la nota del domingo -le dije a Cascioli.
 
Era un viernes y teníamos que mandar los últimos textos a la imprenta. El Tano hizo una mueca de escepticismo.
-Te parece?. Vos por las dudas hacela igual. Total a lo sumo salimos con la misma información un día después que ellos y somos una revista. La gente se va a dar cuenta que la teníamos de antes. La hice y mandamos el último material a la imprenta. Pasó el domingo y la nota de Morales Solá se limitó a consignar el "estupor" que había causado la virtual fuga del juez Narvaiz. Solo cuando algunos pocos miles de ejemplares de Humor alcanzaron a circular el martes a la noche, el público supo la razón.
 Justo es consignar que al día siguiente de la clausura y secuestro de Humor, "Clarin" reprodujo el diálogo entre el general Lopez Dominguez y el juez Narvaiz, citando nuestra columna como fuente."
 
La pequeña diferencia entre "Humor" y los otros medios, o así se escribe la historia.
"De donde sacábamos la información secreta". Por Enrique Vazquez. Edición especial Humor, "¿Que hiciste tu en el proceso papá?". Junio 1995. Recordando su 17 aniversario.
 
Cuando se editó "La revista Humor y la dictadura" por Musimundo en 2005 junto al libro venía una copia en facsimil de este número 97. Andrés Cascioli contó allá por 1998 que una vez se subió a un taxi y el conductor le dijo que él era uno de los que había participado en el operativo de secuestro. De 300.000 ejemplares que Humor vendía llegaron a la calle algo menos de 100.000. Los kiosqueros escondían en los bares cercanos las revistas que pudieron llegar y disimuladamente mandaban ahí a los compradores. Periodistas como Magdalena Ruiz Guiñazú indicaban en su programa radial como conseguirla. Entre muchos, no digamos todos, lograron burlar, en parte, la orden de la dictadura. Eso si, a las provincias no pudo llegar ni un solo ejemplar. Sigue siendo un enigma que se hizo con los casi 200.000 restantes que se imprimieron.
 
 
 
 

Post: pepebancho - Link origen
 

 

Contacto : contacto@rafaela.com
No se asume ninguna responsabilidad por los contenidos de p�ginas externas de Internet, en pie de nota figura la fuente o web enlazadas.

Monitorizaci�n internetVista®