Rafaela.com
>
Hazte Fan en Facebook Seguinos en Twitter

La danza se hizo presente con dos espectáculos de jerarquía

La danza llegó al teatro Lasserre como una propuesta muy atractiva para el público. Dos espectáculos de gran jerarquía se anunciaron para las noches del fin de semana
Lunes, 30 de Septiembre de 2002 | 13:02 (actualizado a las 12:59)
imprimir | A+ A- |
Especial de Diario Castellanos - El primero de ellos, presentado el sábado acercó al Modern Jazz Ballet, dirigido por Noemí Coelho y Rodolfo Olguin. Anoche fue el turno de Rosso, tango & fuga, dirigido por Héctor Bohamia.

Modern Jazz Ballet

En diálogo con CASTELLANOS, Noemí Coelho y Rodolfo Olguin, directores, expresaron que este espectáculo es estreno para nuestra ciudad, y llega después de permanecer dos meses (julio y agosto) en el Centro Cultural Borges a sala llena, lo que, para la danza, es muy importante y poco común. "Trabajamos con un grupo profesional y un montaje profesional, Rodolfo además es pintor, lo que da a sus coreografías una belleza visual muy especial. Así se aprecia en "Onirique", donde se representan sueños, cosas que pasan, otras irreales, macabras, muy actuadas con un matiz muy pictórico". Lo definieron como muy heterogéneo y apto para todos los gustos, ya que "la gente se lleva siempre algo que le gustó".

Ambos estuvieron varias veces en la ciudad, en esta oportunidad, brindaron jornadas especiales para adultos, jóvenes y niños.

La danza contemporánea de Francia, y el jazz de Nueva York, se unieron a los conocimientos técnicos que ambos habían asimilado. Así lo expresa el entrenamiento que demuestra tener el grupo, que tanto en el uso del cuerpo con movimientos armónicos que generan elocuentes formas, como la capacidad de lograr ritmos independientes para el torso, brazos y caderas. Este dominio que logran, abre posibilidades de comunicación que permiten a los artistas llegar con su mensaje al público y usar una amplia gama de expresión corporal.

Con la participación como coreógrafa invitada de Laura Roatta, las creaciones se caracterizan por sus brillantes momentos. Eléctricas secuencias dan unidad a todo el grupo, y una tonalidad especial a cada coreografía.

En Dancing jazz, logran un gran swing y armonía de movimientos. Los blues, a través de la melancolía, proponen figuras femeninas delicadas, tristes, que encuentran modos distintos de sobresalir en cada parte, sin perder la homogeneidad ni el brillo del final.

«Inspiración», con música de canciones infantiles de Schumann, logra una característica muy distinta. Coelho conjuga en su propuesta coreográfica volátiles pasos con mucha incidencia de lo clásico, que sugiere lirismo, y una profunda tristeza signada en los sutiles movimientos. Espiritualidad y sentimiento, una especie de nostalgiosa búsqueda de lo que ya no está son transmitidos magistralmente al público a través de imágenes y sensaciones..

En «Onirique», Olguin perfila al hombre que busca compañía, consuelo y amor. Desesperación y sensualidad se unen en su danza, en la que no faltan extrañas criaturas, mujeres en solos que conmueven, ilusiones y pesadillas. El cuerpo se retuerce expresando pasiones y anhelos tenebrosos y prohibidos, en busca de la que se le niega, sucumbiendo al delirio de su propia hoguera.

El final propone una danza luminosa los personajes se liberan, cambian el patetismo, temores y convencionalismos, lágrimas y despojo por la superación de los pensamientos corrosivos.

La danza adquiere todo su brillo a través de estos coreógrafos y su grupo de bailarines, con excelente montaje de sonido y luces. El público, escaso, exigente y capaz de reconocer un buen espectáculo, les brindó su sincero aplauso.

Rosso, tango & fuga

La danza contemporánea unida al tango clásico da como resultado un espectáculo rebosante de pasión y creatividad. Así lo demostró Héctor Bohamia, quien, dirigiendo a un selecto grupo de bailarines, llegó a la sala Lasserre con su espectáculo Rosso, tango & fuga.

Minutos antes de iniciar el espectáculo, Bohamia expresó a CASTELLANOS que el espectáculo es muy visceral, con fuerte relación con el flamenco y para los latinos, la música y el tango. "Podría llamarlo "rosso, a flor de piel", ya que tiene que ver con el rojo y la pasión", agregó.

Argentino radicado en Alemania, luego de su iniciación con Ana Itelman-Iva Scaccheri y mientras desarrollaba estudios en New York, Bohamia se incorporó a Tango argentino durante la temporada 85-86 instalándose luego en Dinamarca y en 1990 en Alemania donde comienza su carrera en calidad de coreógrafo y solista. Realizó importantes presentaciones en nuestro país a lo largo del año, ubicándose como uno de los artistas más sobresalientes del arte de vanguardia de los años 90 en la Argentina, destacado lugar que ocupa debido a sus técnicas expresivas y su particular fuerza y originalidad como coreógrafo y bailarín solista.

"Este espectáculo fue pensado para este quinteto argentino, que surgió de una audición, y para la gira del Mercosur que abarca a los países que a él pertenecen, no sólo sus capitales sino las ciudades destacadas", Dino Bohamia, que estuvo en Rafaela para dictar una clase magistral y en otras oportunidades trabajando con la academia de Mirta Zanoni. "Tengo gratos recuerdos de esta ciudad, y de mi anterior presentación", agregó.

El espectáculo se divide en dos partes: Claveles y Rosso, y Entre tango y fuga, ambas interpretadas desde el gran compromiso visceral del director con la danza. En la primera de ellas, interpretada por Marisol Calvo, Rosana Brusain, Carolina Vidoni y Clotilde Nebbia, se hacen presente las técnicas de la danza contemporánea, incluyendo un pasaje por el baile español, todo unido a la música de Camille Saint-Saens. El espectáculo incluye música de Camille Saint Saëns (Danse macabre, Sidus Preclarum-aleluia, de Johannes Ciconia).

La segunda parte Entre Tango y Fuga es tango unido a la música de Piazzolla, Pugliese, viejos boleros y ritmos cubanos, contó con la interpretación de Aliro Ruiz Soto, Marisol Calvo, Rosana Brusain, Carolina Vidoni y clotilde Nebbia, con baladas de autores latinoamericanos, C. M. Webber, Piazzola, Pugliese, Salgán, Laurdenz, Troilo, Rodó alla zingarese, del cuarteto para piano en C. Menor Op. 25 de Brahms.

Más de una hora treinta de entrega que logra un nivel de gran calidad visual y profesional. La lluvia y la superposición de espectáculos, agregados a la crisis económica, determinaron la asistencia del público a esta propuesta, pese a la calidad del mismo.


 

 

Contacto : contacto@rafaela.com
No se asume ninguna responsabilidad por los contenidos de p�ginas externas de Internet, en pie de nota figura la fuente o web enlazadas.

Monitorizaci�n internetVista®